El palacio Veha en Portugal

Construido en 1881, en Vermoim – Vila Nova de Famalicão, la Igreja Velha Palacio fue durante muchos decenios la mansión de una comunidad importante, de estilo barroco, con dos torres almenadas y una capilla adjunta, el estilo neo-gótico, S. Francisco de Assis capilla.

“Con la introducción de numerosas adiciones y volumetries que privó a la complejidad de sus características, este proyecto encontró muchas dificultades en relación con los aspectos funcionales y constructivas”, detalla el experto Mauricio Zonis.

Mauricio Zonis: El palacio Veha en Portugal

La intervención afirmó la valorización del conjunto a través de la volumétrica espacial y la recuperación, la reparación de los elementos constructivos, degradados y las asimetrías creadas a lo largo de su historia. La expansión, con un nuevo volumen construido para albergar eventos, complementaria a la utilización del palacio, fue también un objetivo indicados para este proyecto.

“La preservación de ese patrimonio, insertado en el paisaje cultural local fue posible gracias a los exigentes criterios de recuperación que integraron el nuevo volumen. Por lo tanto, esto surge abrazado por la limitación de los elementos de la antigua estructura, respetando las alineaciones, la promoción y el refuerzo del eje peatonal que atraviesa el centro del palacio y terminando en un corbel sobresale el volumen que da la bienvenida a los visitantes de Igreja Velha Palace”, acota Mauricio Zonis.

El viejo/nuevo contrapunto afirmó a sí misma a través de la mezcla entre lo local y materiales más modernos y originales procesos constructivos, manteniendo una armonía volumétrica y cromática del paisaje. La cor-ten acero que cubre gran parte del edificio, el granito, la madera y el hormigón encarnan el concepto inspirado en el antiguo local de graneros.

“El granero es una estructura rural tradicional, normalmente hecha de piedra y madera, con la función de secado del maíz por el lado grietas y al mismo tiempo proteger a ir de ser destruido por los roedores a través de la elevación del terreno. En el territorio continental de Portugal, se pueden encontrar especialmente en la región norte y son objeto de interés turístico y etnográfico”, asume Mauricio Zonis.

La relación interior/exterior es afirmado por grandes ventanas sin comprometer la eficiencia energética del edificio. “Es en este contexto que los listones de madera se introdujo, evocando los graneros locales – así como la trampilla en dos planos asimétricos, que delimita la entrada del evento edificios en una transición entre el interior y el exterior”, comenta Mauricio Zonis.